ESCUDO

 



El color azul: recuerda a la Virgen María.

La Paloma: es la imagen del Espíritu Santo, se ubica en la parte superior. Está volando, es el Espíritu Santo en acción, el que aleteaba, sobre las aguas de la creación.

Los Rayos: que, desde la paloma se irradian en todas las direcciones simbolizan la riqueza multiforme de dones del Espíritu Santo que se derraman sobre la Sagrada Familia y, a través de ella, sobre la Congregación.

El Centro: lo ocupa el monograma de Jesús y la parte inferior los de María y José: la Sagrada Familia cuya razón de ser es el Hijo de Dios hecho hombre.

Sobre la franja de color oro que bordea el campo están unas palabras de Jesús escritas en latín y cuya traducción es: “DEJEN QUE LOS NIÑOS VENGAN A MI”. En el contexto evangélico, “niños” no sólo son las personas de poca edad, sino también las sencillas, los humildes, los que todo lo esperan de Dios. Por eso dice Jesús que si no nos hacemos como niños no entraremos en el Reino de los Cielos.

El ornamento exterior lo forman la corona y el manto (color rojo forrado de armiño). Este ornamento simboliza la realeza de Cristo.

 

 


 BANDERA

 

 

 


Todo nuestro ser y quehacer se fundamenta en la  fe en Jesucristo:

Está representado en la cruz.

Sus brazos expresan la relación filial con Dios Nuestro Padre (línea vertical) y la relación con todos los hombres, fraternidad (línea horizontal).

.

El blanco: simboliza la pureza de la Fe que queremos transmitir.

El azul: el sentido trascendente de nuestra acción.

El rojo: la caridad que se hace servicio en cada Docente de nuestro centro.

        

 

HIMNO

 

 
  CORO
De Jesús, José y María
Testigos queremos ser
Como supo serlo un día
Ana María Janer

  

I
Al calor de los muros gloriosos
Do se fragua la actual juventud
Proclamemos un himno ardoroso
Nuestra eterna filial gratitud.

II
Bajo su égida de fuego
Marcha nuestra juventud
La juventud Janeriana
Ansias de ciencia y virtud. (bis)

III
Por siempre, queremos seguir
Tus consejos, amado
Colegio aunque estemos lejos.

IV
De tu gran recinto y dulce
Mirar pues nos infundiste
Amor sano y fuerte.
V
De recta doctrina
Que no es inerte
Honor más es norma
De la caridad.
VI
De Jesús, José y María
Testigos queremos ser
Como supo serlo un día
Ana María Janer.
   

 

 

 

 

 

 

 

 




¡Tu navegador no está actualizado!

Actualiza tu navegador para ver este sitio correctamente. Actualizar ahora

×