FILOSOFÍA

 

 

Se fundamenta en el amor, la caridad, el respeto a Dios y a los semejantes, cultivando los valores para formar hombres críticos, responsables, solidarios, alegres, espontáneos, respetuosos de sí mismo, competentes para decidir y dar soluciones, capaces de superar el egoísmo y el individualismo.

 

PRINCIPIOS DE LA FILOSOFÍA INSTITUCIONAL

 

Concebimos al hombre como un ser abierto a Dios, como Creador y Padre, a los demás como a sus hermanos y al mundo como al lugar que le ha sido entregado para potenciar sus virtualidades, y no para dominarlo despóticamente y destruir la naturaleza (cfr. Sto. Domingo Nro. 264)

 

  • “El hombre total, creado a semejanza de Dios y redimido por Cristo, es el destinatario y a la vez sujeto activo de la educación. Por eso, a la comunicación sistemática y crítica de la cultura se une la luz del mensaje evangélico, de modo que sea posible la síntesis entre cultura, fe y vida. Hemos de formar jóvenes no sólo instruidos, sino también de generoso corazón; la inteligencia debe planificarse con la sabiduría, que hace al hombre capaz de gustar la verdad y el bien”. (Líneas Generales de nuestra Acción Apostólica Nº 23).

 

  • La educación es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, sus derechos y sus deberes. (Artículo 1 Ley 115-1994)

 

  • La labor educativa, es una obra conjunta que se inicia en la familia, continua en el colegio y depende permanentemente de la interacción de ambos estamentos.

 

  • La formación integral de los estudiantes se orienta hacia el desarrollo de la capacidad de pensar, sentir y actuar libre y responsablemente.

 

 

  • El clima educativo se construye de manera sencilla, acogedora y alegre, haciendo visibles en los comportamientos los signos sacramentales y creando espacios para el culto y la oración. El hogar de Nazaret, “primer centro educativo cristiano” inspira el ambiente de nuestros colegios.

 

 

 

 

 

FIN GENERAL INSTITUCIONAL

 

Brindar a los niños(as) y jóvenes una educación integral, que haga posible la madurez humana y el desarrollo de los valores que forman la concepción cristiana del hombre y de la vida, de tal modo que el estudiante sea agente de su propio desarrollo y llegue a ser libre, responsable y solidario en la construcción de un mundo más justo y más fraterno.

 




¡Tu navegador no está actualizado!

Actualiza tu navegador para ver este sitio correctamente. Actualizar ahora

×